Café de Guatemala

Las primeras plantas de café llegaron a Guatemala en el 1773, como una iniciativa desarrollada por sacerdotes jesuitas.

No fue hasta mediados del siglo XVIII que se empezó a consumir esta bebida en público, que hasta entonces no se había generalizado y se usaba muchas veces como medicina.

En 1803 una disposición gubernamental exoneraba de impuestos durante 10 años al café y en 1835 se decretaron medidas para fomentar el cultivo masivo de este producto.

En 1888 ganó el Primer Lugar de Exhibición Mundial en París, alcanzando sus mayores niveles de producción debido a la alta cotización en el mercado internacional. A éste, le siguieron más premios a nivel internacional.

Los cafés que se producen en Guatemala se clasifican como “Arábigos Lavados”, con diferentes características por la altitud, tipo de suelo, temperatura,… donde se cultiven.

Nuestro café de origen Guatemala proviene de fincas exclusivas de la región de oriente (Mataquescuintla, Fraijanes, Ayarza), que tiene un rico suelo volcánico con un microclima único muy favorable para el cultivo de esta planta, que favorece la obtención de una calidad inconfundible, obteniendo una taza muy bien balanceada, con un cuerpo que proporciona una fineza incomparable.

Nota de cata: Café de aroma pronunciado, con una exquisita acidez y dulzor. Postgusto agradable y persistente. Bebida limpia, uniforme.